Futuros técnicos forestales 1
Share

Aprender en el bosque: el sello de los futuros técnicos forestales del Liceo de Quirihue

Cumpliendo todos los protocolos sanitarios para evitar contagios durante la pandemia, los 25 alumnos de la especialización de Forestal del Liceo Bicentenario Carlos Montané Castro de Quirihue, se capacitan en terreno para cumplir con su formación técnico profesional.
  • 14 mayo, 2021

Con clases en línea por la mañana y presenciales durante la tarde, los 25 alumnos y alumnas de tercero y cuarto medio de la especialidad de Forestal del Liceo Bicentenario Carlos Montané Castro, de Quirihue en la región de Ñuble, están sobrellevando la pandemia. Su realidad no es diferente a la de muchos alumnos a nivel nacional, que han tenido que adaptarse a las restricciones sanitarias para evitar la propagación de Covid-19, pese a que parte importante de esta carrera, se debe realizar de manera presencial.

En 2020 en modalidad 100% remota, los profesores transmitían algunas de sus clases desde el terreno para tratar de acercar a los estudiantes a su especialización. A ello, se sumaron charlas virtuales de la Corporación Chilena de la Madera -Corma- y empresas forestales que facilitaron algunos temas a los estudiantes, pero en 2021 el escenario cambió.

De las aulas al terreno

En el 2020 no hubo salidas a terreno. Pero el liceo se adaptó a las nuevas exigencias y adoptó un nuevo formato de prácticas. Hoy, cumpliendo con los protocolos indicados por la prevencionista de riesgos y con la autorización de sus apoderados, los alumnos de entre 16- y 18 años, trabajan los días jueves en el Centro Agroforestal del establecimiento, hasta donde son trasladados en un vehículo del establecimiento, con aforo limitado para evitar contagios.

“Hemos tenido que adaptarnos, tratando de no limitar la cantidad de conocimientos de entrega, y así lo que no podemos ver virtualmente lo articulamos como módulos y lo vemos en forma práctica”, explica Molina sobre la priorización de contenidos.

Una alternativa, que los alumnos reconocen como positiva. “En lo práctico nosotros igual deberíamos ensayar un poco más, cosa que no hacemos todos los días, pero igual vamos a salir preparados, el profe se las ingenió para sacarnos preparados”, destaca la alumna de tercero medio, Geraldine Rivas (16).

Así, contenidos como la propagación de plantas, métodos de plantación, parcelación de supervivencia, prendimiento de plantas, poda, inventarios forestales, mediciones de madera en árboles de pie, técnicas de corte y manejo de motosierra, además de cortafuegos tipos de zonas de interfaz en incendios forestales, entre otros, son aparte de las enseñanzas de los estudiantes.

Carrera con proyección laboral

“Yo estaba entre Forestal o mecánica, pero elegí forestal porque casi toda la familia de nosotros es de campo, por eso me gustó forestal porque yo sé hartas cosas y ahora en las clases he aprendido más”, detalla Maykel Bustos (16), alumno de tercero medio.

Así también lo reconoce Amada Vega, ingeniera forestal y Coordinadora de Especialidades Técnicas del Liceo, quien describe que “somos una zona de bosques, la mayor cantidad de trabajo que se da en Quirihue es en el área forestal. Ahora la idea es egresar jóvenes con competencias y habilidades para que tengan oportunidades de desarrollo y crezcan en sus lugares de trabajo y no quedarse estancados en una tarea básica”.

La especialización a temprana edad se ha vuelto distintiva en los alumnos del establecimiento. Julio Molina, ex alumno y ahora docente y coordinador de la especialidad de forestal, detalla que “la enseñanza que se entrega no es sólo cómo operar una máquina o herramienta, sino también enfocada al cuidado del medio ambiente, apoyando el cuidado del agua, el cuidado de los bosques, como perpetuar el recurso sin degradar el suelo o el agua, entonces los chicos van con una mirada diferente”.

Para el director del liceo, Roberto Ferrada, “debe haber un trabajo adaptativo que permita a los estudiantes desarrollarse en áreas específicas de la especialidad y vemos en nuestros alumnos (as) mucho entusiasmo al realizar actividades de este tipo, puesto que salen de la rutina y adquieren aprendizajes relevantes para su formación personal y profesional.”

Convencidos de que la formación técnico profesional forestal, permitirá superar las consecuencias económicas de la pandemia, aumentando la productividad de los sectores productivos y de servicios, y permitiendo la movilidad social que puede significar un importante salto en la calidad de vida de miles de jóvenes y de sus familias, el liceo ha puesto especial énfasis en esta materia, que ya tiene una proyección de lo que sería la vida laboral de sus alumnos cercana al 70%.

NOTICIAS RELACIONADAS