Un grupo de operarios y técnicos de Pymes madereras de Maule, Ñuble y Biobío, participó en un taller teórico – práctico sobre buenas prácticas de afilado y mantención de elementos de corte en los procesos industriales de la madera, en el Taller de Centralizado de Elementos de Corte de CMPC, en Los Ángeles, que organizó CORMA en alianza con el Centro de Extensionismo Tecnológico en Manufactura –CETMA-, de la Universidad de Concepción.

La iniciativa forma parte de un programa impulsado por ambas entidades que busca mediante el trabajo colaborativo con grandes empresas, ayudar a las pymes madereras a mejorar sus procesos productivos y la calidad de sus productos, explicó el secretario técnico de industrias de CORMA, Alejandro Parada.

Para Gonzalo Fernández, programador de la producción del Taller de CMPC, el taller fue positivo, “ya que la práctica ayuda a tener una mejor sinergia en los conocimientos”. A su vez, César Moya, uno de los expositores y que además fuera director del Departamento de Ingeniería en Maderas de la Universidad del Biobío, resaltó la importancia de tener buena formación técnica para procesar madera.

“Hay un vacío grande en formación técnica, muchos operarios adquieren experiencia sin base técnica. Este tipo de talleres es lo que necesita la industria madera”, subrayó el ex académico. “No puede haber una buena calidad en la madera si no hay un taller de afilados que sea competente y que la gente que trabaje en él sepa lo que esté haciendo”, agregó Moya.

Desafíos para los más pequeños

El programa fue valorado positivamente por los participantes, si bien también les ratificó la importancia de contar con tecnología adecuada.

Al respecto, el jefe de planta de Maderas Pilguen, Alexis Torres sostuvo que “si bien no podemos apuntar a la tecnología, sí podemos hacerlo al orden, al programa. Ahora tenemos que tratar de implementar lo visto en nuestros aserraderos y plantas para poder aumentar producción”.

El representante de Forestal Yukon, Jorge González, en tanto, valoró conocer los procesos de corte y afilado, ya que su empresa justamente está implementando estas funciones. “Conociendo los avances y procedimientos necesarios se va a simplificar en tiempo y exactitud, porque estos trabajos son de precisión”, reconoció.

Para Alejandro Parada de CORMA, estas opiniones reafirman que la iniciativa impulsada por CORMA y CETMA satisface una necesidad real de las pymes. “Hay un alto interés por fortalecer conocimientos en procesamiento de madera”, visión que es compartida por el extensionista de Cetma, Jaime Requena.

“Hay que darle a las pequeñas y medianas empresas las herramientas para que puedan crecer, y si no es en torno a la maquinaria, que sea en la forma de gestionar su áreas soportes”, indicó el representante del departamento universitario.