2_módulo recinto hospitalario
Share

Conozca los módulos de madera que permitirán habilitar recinto hospitalario UTI en tiempo récord

Esta solución constructiva, ideada por el Centro UC de Innovación en Madera - Corma (CIM UC-Corma), cumple los requerimientos normativos para el diseño de instalaciones de Unidad de Tratamiento Intermedio (UTI).
  • 30 abril, 2020

A cuatro meses de iniciado el brote de Coronavirus (COVID-19) en la ciudad China de Wuhan, son cerca de 200 los países afectados por esta pandemia, declarada emergencia sanitaria de escala mundial por la Organización Mundial de la Salud. Uno de los principales desafíos que enfrentan estas naciones es la insuficiencia de espacios para la atención primaria e intensiva en los centros de salud. En respuesta a esta necesidad urgente, Centro UC de Innovación en Madera – Corma (CIM UC-Corma), desarrolló módulos de madera de rápida instalación, que cumplen con los requerimientos normativos para el diseño de instalaciones de Unidad de Tratamiento Intermedio (UTI).

“Esta iniciativa surge fruto del esfuerzo y nuestra voluntad de aportar, desde nuestra área de conocimiento, en un momento tan complejo para Chile”, comentó Francisco Lozano, presidente del Centro UC de Innovación en Madera-Corma.

Pablo Guindos, director de la misma entidad explicó que “en este módulo hemos conjugado soluciones constructivas de extrema calidad, que se diferencian notablemente de otros módulos hospitalarios de emergencia. A un coste muy reducido, hemos logrado generar un ambiente de confort tremendamente elevado, en el cual poder curar enfermos con severas enfermedades respiratorias”.

Para lograrlo, “un equipo de arquitectos, ingenieros y constructores han estado en estrecho contacto con industrializadoras, para generar una solución robusta en un tiempo muy escaso. Además, en todo este proceso, hemos estado en una relación continua con gestores de hospitales para conocer sus necesidades y, por supuesto, adaptando nuestros diseños a los requerimientos hospitalarios”, detalló.

El resultado de dicho proceso creativo fue un prototipo de módulo UTI, que corresponde a todo el edificio para tratamiento de pacientes, con capacidad para 12 camas. Este módulo planta, armado a base de paneles de madera industrializados, mide 15 metros de ancho y 39,5 metros de largo y está pensado para ser instalado en una superficie relativamente plana, como un estacionamiento o multicancha. Tiene la ventaja, además, que se le pueden adicionar nuevos módulos para aumentar la capacidad de camas, pudiendo compartir sistemas de respaldo eléctrico y sanitarios. “En un escenario ideal, desde que el módulo sale de la fábrica hasta que ya se puede habitar, debieran transcurrir entre dos a tres semanas”, afirmó el subdirector de transferencia CIM UC-Corma, Felipe Victorero.

Para fabricar estos paneles, agregó, “se utilizará pino preservado, con calidad estructural certificada y características adecuadas para su uso en edificios de salud”. El beneficio de este material, afirmó, es que “es reutilizable y se puede trabajar fácilmente en fábricas”. Además de ello, la madera destaca por tener un mejor comportamiento y seguridad ante sismos; permite construir más rápido en relación a materiales alternativos; tiene un mejor desempeño térmico, reduciendo el riesgo de condensación; y requiere de bajo consumo de energía en su producción. Asimismo, “permite un mejor estándar de confort interior, que contribuye a una mejor salud en sus ocupantes”. Y, si se masifica la construcción de espacios de atención de salud mediante esta solución, “va a representar una oportunidad para mover el sector económico forestal y también para mejorar las capacidades de pequeñas y medianas industrializadoras que son quienes trabajarán en esto”, indicó Victorero.

El proyecto ya fue presentado al gobierno y se encuentra en etapa de análisis. “Esperamos que, de concretarse esta iniciativa, se puedan además articular capacidades de prefabricadores y proveedores existentes en todo Chile”, señaló Lozano.

El presidente de Corma, Juan José Ugarte, confía en que el proyecto encuentre buena acogida. “Emergencias como las que vivimos hoy nos han exigido a todos poner todas nuestras capacidades y competencias en buscar formas de contribuir en soluciones que ayuden de forma rápida y responsable a prevenir contagios y cuidar la salud de nuestros trabajadores o vecinos. El sector forestal no es ajeno a este movimiento y creemos que este es un muy buen aporte que esperamos sirva no sólo para esta pandemia tan crítica para Chile y el mundo, sino para contribuir a fortalecer la infraestructura hospitalaria de nuestro país”.

AGENDA

BIBLIOTECA DIGITAL

Alstroemerias Chilenas

Por Victor FInot, Carlos Baeza, Mélica Muños-Schick, Eduardo Ruiz, Jaime Espejo, Diego Alarcón, Pedro Carrasco, Patricio Novoa y María Teresa…

PARTICIPA

NOTICIAS RELACIONADAS