Biblioteca digital Seminarios Contáctenos English
Inicio > Medioambiente > Sustentabilidad ambiental > Uso de biomasa y sus derivados
USO DE BIOMASA Y SUS DERIVADOS
   
El sector forestal produce biomasa proveniente de bosques manejados sustentablemente, que constituye un combustible carbono-neutral.



La materia orgánica renovable vegetal o animal, transformada natural o artificialmente, es denominada biomasa.

La industria forestal chilena está estrechamente relacionada con las energías renovables no convencionales, a través de la utilización de biomasa forestal para la generación de energía. Esta biomasa se obtiene aprovechando las ramas de árboles remanentes tras la cosecha de la madera, los árboles de baja calidad, que se cortan durante las operaciones de raleo, los desechos madereros procedentes de zonas urbanas y los residuos madereros de los aserraderos.

Dado que esta biomasa proviene de bosques manejados sustentablemente, el carbono liberado durante su combustión es el mismo que fue capturado por los árboles durante su crecimiento, constituyendo así un combustible carbono-neutral.   Este subproducto forestal representa en la actualidad un 2% de la matriz energética de Chile y cerca del 15% de las Energías Renovables No Convencionales -ERNC-. CORMA estima que la capacidad instalada para generación eléctrica a partir de biomasa forestal llega en el país a aproximadamente 975 MW, y un 43% se entrega al SIC (Sistema Interconectado Central). 

Leña

La leña es un combustible de primera necesidad en el país, dado su amplio uso y fácil acceso. Entre las Regiones de O’Higgins y Los Lagos (centro sur) el 81% de la calefacción se realiza en base a combustión de leña. 

La leña utilizada proviene principalmente del bosque nativo y anualmente se consumen 15 millones de m3. Esto ha provocado en muchos casos la degradación de estos bosques.

Lamentablemente, la mayor parte de las viviendas existentes en estas regiones tienen bajas condiciones de aislación térmica, tecnologías de calefacción ineficientes y usan leña con alto contenido de humedad. Esto ha provocado importantes problemas de contaminación atmosférica y de salud en la población, llevando a numerosas ciudades de la zona centro-sur del país a ser declaradas como zonas saturadas por material particulado (MP10 y/o MP2,5).    CORMA estima que es fundamental asegurar la sustentabilidad de la leña y transformarla en una fuente energética sustentable, para lo cual es necesario promover el desarrollo de edificaciones más eficientes, producción de leña sustentable y seca, mejoras en tecnologías de calefacción y educar a la población en torno al uso eficiente y sustentable de los recursos boscosos